Si su línea ya es todo un ejercicio de estilo, detalles como su techo escamoteable en el maletero lo son también con todo merecimiento. Los ingenieros de Lexus se han tenido que esmerar para que este techo duro plegable, realizado integramente en aluminio, no solo se integrara perfectamente en el perfil del IS 250 C sin que apenas se aprecie desde el exterior, sino también en el aspecto técnico.

Basta pulsar un botón para que en solo 20 segundos el techo se oculte en el maletero, maniobra en la que emplea 13 motores eléctricos que primero levantan el capó trasero, pliegan los paneles del techo sobre si mismos y finalmente los esconden en la zaga. 33 sensores se encargar de que esa milimétrica operación se haga con toda limpieza. Un “sonar” en el compartimento de carga nos alerta, mediante pitidos en el habitáculo, si hay algo en él, una maleta o una prenda, que pueda entorpecer la operación. Un espacio de carga que aún con el techo alojado deja un hueco aceptable para llevar equipaje. Claro que ello significa que se ha de renunciar a contar con rueda de repuesto.

La oferta mecánica en este modelo se reduce a una sola opción: un motor V6 24 válvulas biárbol de 2.5 l. que hereda de su hermano de gama IS 250 “a secas”. Un propulsor que llega asociado a una transmisión automática de 6 velocidades. Cambio que cuenta con accionamiento secuencial con levas desde el volante.
Su precio en esta versión President alcanza los 63.585 euros, mientras que en el acabado más «económico», Luxury, que no cuenta en el equipo de serie con inserciones de madera en el salpicadero, llave inteligente, retrocámara con monitor que nos indica las maniobras hacia atrás, navegador -extra que sale por 3.100 euros-, entre otras cosas, se queda en 54.995. En ambos casos sin incluir los gastos de gestión de matriculación y las tasa locales, que suma de media unos 380 euros.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *